¿Cómo mueren las estrellas?. Ó cuál es el ciclo de las estrellas

Nebulosa Planetaria. Ésto es el cadaver de una estrella. (Nebulosa de la Hélice NGC7293). Esta nebulosa la formó la muerte de una estrella similar al Sol.

La historia de La Tierra ha ido cambiando con el paso del tiempo: polvo, lava, roca, condensación, rayos, aminoácidos, suerte, bichillos, bichos, bichos más grandes, peces, dinosaurios, meteoritos, bichillos, plantas, bichos más grandes, calma, monos, monos con menos pelo, homínidos, homínidos más guapos, homo sapiens, escribir, navegar, descubir América, y el Whatsapp… Se que el resumen es un poquito basto (cuanto menos) pero es suficiente para dar una idea de que en todas esas etapas tan distintas de la evolución de la Tierra y de la vida en la misma hay algo en común: ¿Qué es eso que hay en común?, ¿qué ha habido siempre aquí en la Tierra?… Luz, calor: el Sol… Y al igual que el Sol, parece que siempre ha habido estrellas en el firmamento…
Es entonces cuando surge la pregunta: ¿son eternas las estrellas?. La respuesta es que no. Las estrellas tienen un ciclo vital en el que nacen, crecen, mueren y luego, pueden, en cierto modo, reproducirse y crear otras estrellas… El problema es que el ciclo de vida de las estrellas es muy muy largo. Tanto que, en los 13.799 millones de años de edad del universo solo ha habido entre dos y tres generaciones de estrellas… Nuestro Sol es la segunda generación.

Sigue leyendo

¿Por qué la Física parece tan rara?. Ó las paradojas de la Física.

El genial Richard Feynman, premio Nobel de Física, dijo de las paradojas en sus Lectures on Physics  “Las paradojas son sólo el conflicto entre la Realidad y tu sentimiento de lo que la Realidad debería ser”.

La física actual se basa en dos grandes pilares: la Física Cuántica y la Relatividad General. En sí mismo, las dos teorías son sorprendentes en su definición, pero lo mejor de todo es que al sumergirte en ellas aparecen paradojas mucho más sorprendentes todavía. Antes de entrar de lleno en las paradojas, daremos un pequeño repaso a algunos conceptos que son necesarios para comprender las paradojas que, al fin y al cabo, es de lo que trata esta entrada.

Sigue leyendo

¿Por qué enterramos 250 millones de euros en imanes? (Ó qué son el LHC, el Bosón de Higgs y demás)

LHC, a parte de ser el tubo de 27 km. que está unido a la impresionante imagen de arriba, son las siglas de Large Hadron Collider (gran colisionador de hadrones).

¿Qué son los hadrones?. Bien, los hadrones son un tipo de partícula subatómica. La característica de los hadrones es que están formados por quarks: partículas fundamentales que se unen de distintas maneras y forman distintas partículas.

Cuando hablo de partículas fundamentales me refiero a partículas que ya no se pueden dividir en más partes: que son los constituyentes últimos.

Sigue leyendo

¿Por qué jamás podremos conocerlo todo? (Ó el principio de incertidumbre de Heisenberg)

Nuestras ansias por conocer nos han llevado a límites insospechados: primero controlamos el fuego, inventamos la rueda, dominamos el agua y supimos transportarla hasta nuestros cultivos y ayudarnos de herramientas metálicas. Así vivimos miles de años, pero poco a poco fuimos subiendo nuestra mirada hasta llegar al cielo. Alrededor del 1600 a.C se escribe la tablilla de Venus de Ammisaduqa. En el 580 a.C, Tales de Mileto empieza a conocer las formas: investiga la geometría, y además fue el primero en describir las propiedades de la magnetita y se le atribuye el descubrimiento de que una varilla de ámbar frotada con un trozo de piel tiene la propiedad de atraer cuerpos livianos. Casi 400 años después se domina la geometría: Euclides escribe Su Libro: Los elementos de Euclides. Increiblemente, todo lo que se escribe en ese libro; todo aquello que se escribió hace casi 2500 años, hace más de 30 generaciones; aquellos conocimientos que se pusieron en manos de nuestros tata[…]rabuelos siguen siendo ciertos hoy en día y seguirán siéndolo por siempre, y aquellos primeros pasos por la geometría dados por los babilonios (para trabajar volúmenes, reparticiones de tierras y otras aplicaciones prácticas) siguen siendo esencialmente ciertos -pero obviamente mucho más optimizados- hoy en día.
En el 240 a.C se mide el radio de La Tierra con un error menor al 1% y de ahí todo empieza a avanzar: En el 830 se desarrolla el álgebra, en el 1500 se mira dentro de nosotros y se investiga la anatomía humana. 100 años después, Galileo y Kepler abren las puertas para que poco antes de acabar el milenio Isaac Newton establezca las bases de TODA la ciencia de aquellos tiempos.

Entonces todo era, con la dinámica de Galileo y las leyes de Newton, predecible. Conociendo el estado de un sistema en un momento exacto, se podrá describir la evolución, tanto pasada como futura de éste. Pero poco a poco esta idea fue viéndose más y más errónea…

Sigue leyendo

¿Por qué el atardecer es rojo? (Ó, ¿por qué el cielo es azul?)

Todos sabemos que pocas cosas hay más bonitas que un atardecer a la orilla del mar o entre idílicas montañas. Desde que el hombre puebla este planeta llamado tierra el ocaso nos ha fascinado. Los ocasos muy rojos eran tomados por nuestros antepasados como síntoma de que se avecinaban malos presagios y derramamientos de sangre. Hoy en día, un atardecer puede invocar la rabia más desgarrada de un poeta o puede desnudar su corazón. Durante la época feudal, jamás se comenzaban las guerras en amaneceres muy rojos, y se daban tregua si el atardecer también lucía ese color; pues para ellos, eso implicaría que la sangre derramada sería inútil.

Unos dicen que el ocaso es rojo porque el Sol se sonroja al ver a la Luna; otros lo atribuyen a la envidia del universo por los labios de su amada. La ciencia dice que el ocaso es rojo gracias a la dispersión Rayleigh.

Sigue leyendo